Protesta contra el Día de la Comida Basura con un menú de comida sana

Jul 21 2020 00:00 - 23:59

Madrid, Madrid

Desde que la fiebre de la comida basura empezara a contagiarse en todo el mundo a mediados del siglo pasado, cada vez existen más y más opciones de restaurantes y cadenas que ofrecen menús servidos en tu mesa en un tiempo récord, pero que sin embargo, nos aportan un dudoso valor nutritivo para nuestro cuerpo. 

El pasado 21 de julio se volvió a celebrar de nuevo el Día de la Comida Basura, un ensalzamiento a los “bienes” de este tipo de gastronomía cuyo principal cometido es ofrecer algo de comer en el menor tiempo posible sin prestar demasiada atención a la calidad de la materia prima o de los procesos que se han llevado a cabo para cocinarla. 

De hecho, la OMS insiste en que los peligros de la comida basura residen precisamente en su alto nivel de grasas, sal condimentos, azúcares y toda clase de aditivos que no resultan precisamente positivos para el organismo humano. 

Aunque su consumo ocasional no tiene por qué tener un impacto negativo en nuestro estado de salud, muchos individuos tienen por costumbre acudir a este tipo de establecimientos una o dos veces por semana, lo cual está totalmente contraindicado por cualquier organismo experto en salud. 

Los peligros de la comida basura

La OMS recomienda un consumo diario de entre 1500 y 2500 calorías, según nuestra constitución, edad, sexo y hábitos de vida. 

El problema surge cuando nos damos cuenta de que un menú estándar en una cadena de comida rápida, en el que se incluya por ejemplo, una ración de patatas fritas, una hamburguesa y un refresco azucarado, puede llegar a suponer tres cuartos del total de calorías que debemos ingerir en un solo día. No sin contar con la gran cantidad de sales y otros componentes nocivos e innecesarios que estamos metiendo en nuestro organismo. 

La alternativa al Día Internacional de la comida basura

El concepto de comida sana es en realidad algo complicado de explicar ya que en ello están reflejados multitud de variables. 

Los expertos insisten en que es recomendable mantener una dieta equilibrada, en la que ningún tipo de nutriente se vea excluido. En este sentido, la Dieta Mediterránea es una de las más recomendadas para mantener este estilo de vida sano a través de la comida. 

Para hacernos una idea de cómo deberíamos combinar estos alimentos, basta con echar un vistazo a la Pirámide de la Alimentación Saludable, la cual recientemente ha sido actualizada a los nuevos tiempos. 

Uno de los añadidos más interesantes de esta nueva edición es la importancia de la forma de cocción de los alimentos. Por ejemplo, se recomienda comer crudos el 30% de los alimentos diarios, siendo los asados y fritos cocinados a más de 300 ºC potencialmente nocivos para la salud si se ingieren con mucha frecuencia. Lo más recomendable es cocinar los alimentos al vapor a una temperatura inferior de 110ºC.

De esta forma, entendemos que un menú diario de comida sana estándar debería contener entre 4 y 6 vasos de agua, hidratos de carbono (cantidad según nuestra actividad física) en forma de pan integral, arroz o pasta, entre 2 y 3 verduras al día, cocinadas a baja temperatura, entre 3 y 4 frutas enteras crudas, pescado blanco, carne blanca y lácteos diariamente, todo cocinado al vapor o a la plancha sin rebasar los 300º C. 

Por lo que respecta a fritos, dulces, azúcares refinados, bebidas fermentadas, embutidos y carnes rojas, lo cierto es que cuanto menos, mejor. Aunque es cierto que no es completamente necesario desterrar estos alimentos de nuestra dieta, sí que podemos darnos un pequeño capricho de vez en cuando de forma esporádica. 

Como verás, comer sano no tiene porqué estar relacionado con restringir ciertos alimentos e ingerir solo frutas y verduras. Basta con reducir el consumo de productos procesados y centrarnos en una dieta equilibrada basada en comida sana y real. 

Entrada pagada AGOTADAS